Recent Posts

6 hábitos que refrescarán tu relación

January 6, 2017

La mayoría de las relaciones comienzan con el pie derecho: ambos muestran su mayor versión, son amorosos, dedicados y respetuosos, sin embargo al paso del tiempo mantener este estado es difícil, o inclusive imposible para algunos.

 

Estos tips te ayudarán a crear una relación llena de vida:

 

1. Adapta este como tu mantra: Somos del mismo equipo, estamos del mismo lado. Todos comenzamos nuestras relaciones desde ahí (o al menos la mayoría). Sin embargo,  al paso del tiempo comenzamos a traer malos hábitos a nuestras relaciones, culpamos, juzgamos y probablemente somos culpados y juzgados y esto crea un ciclo de nunca acabar que nos aleja de nuestra pareja y nos nubla la vista.

Cortar esa forma de relacionarnos no es un trabajo de dos sino de uno. Así como para jugar a la víctima y al opresor se requiere a dos participantes y sólo de uno para parar la dinámica, alimentar la perspectiva de que somos del mismo equipo no requiere a dos, porque sólo necesitamos a nosotros mismos para comenzar a vivirlo diferente. Esta visión ayuda a ver un panorama de 360 grados, obteniendo mucho más entendimiento de lo que está pasando y así pudiendo salirnos de los juicios y el culpar.

Cuando mi pareja y yo comenzamos a aplicar este mantra, a la mitad de las discusiones yo ni me acordaba pero ella pacientemente me lo recordaba. Al principio estos recordatorios me ardían, pero lo que hizo que pudiera entrar en ese espacio era sentir como ella estaba realmente parada ahí, no estaba exigiéndome que yo hiciera o fuera de otra manera, simplemente estaba recordándome que hay otras formas de resolver nuestras diferencias.

 

Esto me lleva al punto número dos:

 

2. Cambia las quejas por cumplidos. ¿A quién no le encantaría que nuestra pareja cambiara sus exigencia por reconocimientos? Con el tiempo nos acostumbramos y normalizamos las exigencias que le ponemos a nuestra pareja, pero si los cambiamos podemos crear un ambiente de gratitud y acercamiento.

En mi caso, en vez de quejarme de que mi pareja deja el trapo de cocina echo bola o que ella se quejara de que siempre dejo la ropa por todo el cuarto, yo podría reconocer que siempre se encarga de sacar la basura  y de acordarse de cuándo hay que verificar el coche y ella podría reconocer en mí que le corto el pelo siempre que me lo pide y le dejo que me pegue sus pies fríos por la noche.

Les recomiendo hacer el siguiente ejercicio. Pídanle a su pareja que les diga en qué no han sido realmente reconocidos por ustedes. Para que este ejercicio sea exitoso y no termine en discusión, debes de recordar el punto número uno junto con el por qué estás preguntando esto: quiero ser la mejor versión que puedo ser para ti.

 

3. Cómo manejar las quejas: cámbialas a invitaciones y practica el tres a uno (tres agradecimientos a una invitación):

“Gracias por haberle llamado al fumigador, era un pendiente que tenía desde la semana pasada. Gracias por haberme dejado una notita antes de irte, me hiciste sentir tomada en cuenta. Gracias por dejarme desahogar contigo el otro día fue muy importante para mí.” Una vez que hayas creado un espacio seguro para la otra persona, entonces puedes pasar a la petición. “¿Qué podremos hace para que yo pueda dormir con la luz apagada y tú puedas leer en la cama? ¿Te queda bien si a las 11pm apagamos la luz?”. Lo cual me lleva al siguiente punto:

 

4. Por todo lo que pidas debes de estar dispuesto a dar algo a cambio. Si yo le pido a Andrea que se fije en dejar los trapos estirados, entonces yo debo de estar dispuesta a no dejar los platos en el fregadero sino lavarlos cada vez que los uso. Imagina qué diferente sería que cada vez que tu pareja te pidiera algo, estaría dispuesto a hacer algo a cambio. En esa persona te estarás convirtiendo.

Y por último, crea el hábito de hacer dos cosas todos los días:

 

5. Todos los días escucha a tu pareja, realmente escucha, no trates de cambiarlo o cambiarla. Esto mantendrá tu relación en un estado de constante juventud, constantemente conociéndose, teniendo curiosidad por el o la otra y habrá misterio que invitará a la energía de Eros, el dios de la atracción sexual.

 

6. Hazle un reconocimiento diario. Darle las gracias por algo que haya hecho y dile qué te hizo sentir y cómo te hizo la vida más fácil. Cuando tu pareja sienta tu reconocimiento, querrá hacer más cosas que te hagan la vida más fácil. Probablemente también comenzará a reconocer las cosas que hiciste que le hacen la vida más fácil.

Quizá sembrar este hábito sea algo difícil para algunos de ustedes, pónganse el reto de hacerlo por una semana y verán que después no querrán parar. No te preocupes si no te salen a la primera, recuerda que la meta es el camino, ¡así que a disfrutar!

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Rapid Transformational Practitioner & Coach